miércoles, 25 de noviembre de 2015

“LA ENSEÑANZA DE LA GESTIÓN PÚBLICA DEBE DARSE DESDE LOS COLEGIOS”

Bárbara Lem Conde ganó el primer lugar en la evaluación de conocimientos que realizó la Autoridad del Servicio Civil (Servir) al personal que labora en el departamento de Compras Públicas de las diferentes instituciones del Estado. Es abogada y con amplia experiencia en el área de administración. Actualmente es coordinadora de logística del PAR-Salud. Para esta servidora pública, saltar, jugar, correr con el hermano que le lleva solo año y medio de diferencia, buscar la adrenalina en el deporte y luego el sosiego en la lectura, cuando era aún adolescente, la perfilaron quizá para asumir desafíos en el sector público.
 Bárbara siguió el mandato familiar de ser una profesional del derecho, pero eligió administrar los recursos de Estado.
Es coordinadora del área de Logística del Programa de Apoyo a la Reforma del Sector Salud (PAR-Salud), entidad que busca mejorar la salud materna en nueve regiones del Perú y reformar el Estado a través de la elevación de capacidades del personal de salud y el diseño de propuestas normativas para modernizar la gestión. 
“Desde nuestra área brindamos bienes, servicios y obras para que la institución cumpla sus objetivos sociales. Esa es nuestra misión. El problema en el Estado es que el funcionario que desarrolla labores logísticas solo contrata y no entiende que forma parte de la acción necesaria para alcanzar las metas”, afirma.
El principal gasto del PAR- Salud, cuenta Lem Conde, es en infraestructura y equipamiento. Para eso, contrata a ejecutores y supervisores de obras, compra equipos con mantenimiento y entrega a destino final sea en camión o peque peque, y adquiere equipamiento médico, incubadoras, sillones dentales y hasta sillas de parto vertical. 
“Se compra y construye de acuerdo con las intervenciones que la institución realiza en cada región”, precisa. 
CONTROL Y PASIÓN
Noble servidora pública, forma parte de una dinastía en la que el honor al apellido, amor al trabajo y la justicia son elementos que constituyen su ADN oriental. Es ordenada, le gusta tener todo bajo control y gobierna sus emociones, afirma. 
Por eso recuerda que mucho antes de llegar al PAR-Salud fue jefa del "pool" de asesores de la Oficina General de Administración (OGA) del Ministerio de Salud (Minsa). De esa experiencia, rememora el terremoto del 2007 en que la institución tomó una serie de medidas de emergencia.
“Desde comprar combustible para que las camionetas del Minsa trasladen personal, equipos y donaciones para que realicen su labor en buenas condiciones, hasta solicitar bolsas para cadáveres. En ninguna circunstancia me quebré, no debía”, comenta. 
A pesar de que en su familia y grupo de amigos la mayoría son abogados que laboran en bufetes exitosos y ganan el triple de sueldo de un funcionario público, Bárbara prefiere hacerlo en el Estado.
“No trabajo para un socio ni por afán de lucro, sino para todos los que caminan en nuestro territorio; y si algo nos caracteriza a quienes laboramos en el Estado es que arriesgamos nuestra vida y nuestra tranquilidad, pero los resultados son conmovedores. Lo que más deseo es que sea más técnico y que en los colegios se enseñe todo sobre gestión pública para que la gente conozca sus derechos y apoye a sus gestores.” 

No hay comentarios:

Publicar un comentario